cereales

Una dieta sostenible con cereales y legumbres orgánicas ayuda al medio ambiente.

La FAO expresa una vez más su opinión sobre la importancia de transformar los hábitos alimentarios del mundo occidental para garantizar un mayor respeto por el medio ambiente, una mejora de nuestra salud y una distribución más justa de los recursos alimentarios. Esto podría suceder si cada uno de nosotros comenzara a seguir los principios de una dieta sostenible.

Según un estudio realizado por la FAO en colaboración con Biodiversity International, “a pesar de los considerables progresos realizados por la agricultura en las últimas tres décadas, está claro para todos que los sistemas alimentarios y las dietas todavía no son sostenibles. Lo que surge es que la agricultura intensiva no haría más que dañar la tierra y el medio ambiente circundante, así como la salud humana y animal, mediante el uso de plaguicidas.

El uso de productos químicos potencialmente nocivos en la agricultura se justifica argumentando que es absolutamente necesario lograr una mayor productividad de los cultivos. Por el contrario, sigue habiendo un enorme despilfarro de alimentos perpetrado por Occidente, tanto en el sector doméstico como en el industrial, y una distribución desigual de los recursos alimentarios hacia los países en desarrollo.

La FAO había especulado anteriormente que una dieta basada en insectos podría resolver el problema alimentario en países como África y América del Sur, pero afortunadamente parece haber cambiado de rumbo, centrando su atención en una dieta sostenible basada en alimentos completos como la quinua, que acompañe a cereales de variedades menos conocidas, frutas y verduras y legumbres posiblemente de origen orgánico, de modo que la elección de los alimentos que comemos pueda beneficiar tanto a nosotros mismos como al planeta.

Desafortunadamente, según la FAO, la elección monótona y restringida de alimentos sólo empobrecería cada vez más el paisaje de la biodiversidad agroalimentaria. Según Biodiversity International, “Necesitamos cambiar el paradigma de la producción agrícola para poder integrar la dimensión de la calidad nutricional en nuestras decisiones sobre qué producir y dónde. Esto nos obliga a ir más allá de los principales cultivos básicos y, en su lugar, examinar los cientos y miles de variedades de plantas no utilizadas que marcan la diferencia entre una dieta sostenible y una insostenible.

Según la FAO, los sistemas actuales de producción de alimentos deberían experimentar cambios radicales, centrándose en el suministro de alimentos verdaderamente sanos, respetuosos con el medio ambiente, tratados lo menos posible a través de complejos procesos industriales y, sobre todo, cultivados en zonas de origen tradicional, con la consiguiente promoción del consumo de alimentos locales, producidos de acuerdo con la biodiversidad y los recursos hídricos disponibles.

Para más información, el documento completo titulado “Sustainable Diets and Biodiversity”, preparado por la FAO y Biodiversity International, puede descargarse en esta dirección.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Me presento

Me llamo Manuel y soy el autor de este blog. Mis aficiones son la salud, la cocina y los cacharros. Me encanta compartir mis conocimientos y además seré un futuro ingeniero aeronáutico!!!

Publicidad