helados

El helado afecta el estado de ánimo: cada sabor tiene un efecto diferente

Terapia de helado. El helado no sólo es bueno, sino también terapéutico para nuestro estado de ánimo, porque ayuda a combatir la melancolía y la intolerancia, la fatiga mental y física, levantando la moral!

Así lo revela un estudio promovido por Antica Gelateria del Corso, en el que se pone de manifiesto cómo las cremas frías de diferentes sabores aportan beneficios al paladar, pero sobre todo a la mente. Disfrutar de un buen helado transmite placer psicofísico (31%), te hace volver a la infancia (27%), te excita (24%) y las sensaciones varían según los gustos elegidos!

Algunos ejemplos?

El chocolate y el beso pueden levantar la moral de los que están bajo tono, cremas de colores como la cereza negra, pistacho o sabores exóticos se recomiendan para los que buscan la relajación, el café o el tiramisú son ideales para los que quieren recargar, mientras que la crema es adecuada para los que quieren consolarse después de un día de enfado y dolores de cabeza.

Pero para apoyar los resultados de este estudio hay otras encuestas internacionales llevadas a cabo en los últimos años, que confirman los beneficios psicológicos del helado!

Según los expertos del Instituto de Psiquiatría de Londres, comer helado le da al cerebro la misma sensación de placer que escuchar su música favorita, ¡pero de nuevo hay diferentes percepciones y reacciones dependiendo de la edad!

Por ejemplo, los mayores de 40 años encuentran en el helado una deliciosa recompensa después de un día de duro e intenso trabajo, mientras que los adolescentes consideran los dulces helados como un refugio en el que consolarse tras un dolor sentimental.

Pero el helado (al igual que la pasta al horno hecha con tomate, carne y bechamel) puede desencadenar una reacción química que puede llevarnos atrás en el tiempo, a la infancia.

“El helado -dijo Francesca Saccà, psicóloga y psicoterapeuta- permite a un grupo de mediana edad volver a la infancia”.

Pero incluso el formato elegido tiene sus implicaciones psicológicas!

Según los expertos, los que eligen una copa necesitan labrarse momentos de relajación (41%), el cono lo eligen los que buscan compartir (36%), escapar (32%) y confirmarse en los demás (25%), mientras que el palo es típico de los que quieren vivir emociones fuertes e intensas, para disfrutar rápidamente.

Entonces, ¿por qué no intentar hacerlo en casa sin una heladera con buenos y saludables ingredientes?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Me presento

Me llamo Manuel y soy el autor de este blog. Mis aficiones son la salud, la cocina y los cacharros. Me encanta compartir mis conocimientos y además seré un futuro ingeniero aeronáutico!!!

Publicidad